250 refranes populares de los que aprender mucho

Hoy le toca el turno otra vez al mundo de los refranes populares. He hecho una recopilación de 250 refranes que sin duda son parte de la cultura española y latina. Estos refranes hablan de todo tipo de temas, ya sea del trabajo, del amor o de la vida diaria.

Espero que os gusten y encontréis en este post un punto de referencia a la hora de buscar refranes.

Refranero popular

Días de mucho, vísperas de nada.
Cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo.
Cinco no son montón, pero siete ya lo son.
Vísteme despacio, que tengo prisa.
Lo que no mata, engorda.
Más vale malo conocido que bueno por conocer.
Las cuentas claras y el chocolate espeso.
Sabe mas el diablo por viejo, que por diablo.
Cría cuervos y te sacaran los ojos.
Dame pan, y dime tonto.
El que no se arriesga no pasa la mar.
Burro grande, ande o no ande.
El que da lo que tiene no está obligado a dar más.


Barriga llena no cree en hambre ajena.
Zapatero a tus zapatos.
Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero.
La ociosidad es la madre de todos los vicios.
Mujer enferma, mujer eterna.
La esperanza es lo último que se pierde.
El necio cree que todo lo sabe.
En el país de los ciegos el tuerto es el rey.
En cada corral un solo gallo y en cada casa un solo amo.
Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.
De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco.
No hay dos sin tres.
A las diez, en la cama estés y mejor antes que después.
Nunca es tarde si la dicha es buena.
No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia.
En el medio está la virtud.
De noche todos los gatos son pardos.
Los toros se ven mejor desde la barrera.
El tiempo todo lo cura menos vejez y locura.
Aprendiz de mucho, maestro de nada.
Cuando masques no chasques.
Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces.
Es de bien nacidos ser agradecidos.
El que la sigue la consigue.
Una buena capa todo lo tapa.
El que parte y reparte se queda con la mejor parte.
Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar.
El que la hace la paga.
El que siembra vientos recoge tempestades.
El que no tiene cabeza tiene que tener pies.
Cada maestrillo tiene su librillo.
El que mucho abarca poco aprieta.
Por el hilo se saca el ovillo.
No hay bien ni mal que cien años dure.
Cada loco con su tema y cada lobo por su senda.
Guarda y no prestes, porfía y no apuestes.
El perro del hortelano ni come, ni deja comer a su amo.
El que hizo la ley hizo la trampa.
Más vale un «toma» que dos «te daré».
No hay que buscarle tres patas al gato, sabiendo que tiene cuatro.
A la chita callando, hay quien se va aprovechando.
Tanto tienes, tanto vales.
Malo vendrá que bueno me hará.
Más vale maña que fuerza.
Al pan, pan y al vino, vino.
Nunca digas de este agua no beberé.
El que canta sus males espanta.
A palabras necias, oídos sordos.
Jugar y nunca perder, no puede ser.
Unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.
Dentro de cien años todos calvos.
Unos tienen la fama y otros cardan la lana.
Cuanto más alto se sube más grande es la caída.
El que tuvo, retuvo y guardó para la vejez.
Cuenta errada, no vale nada.
A río revuelto, ganancia de pescadores.


Quien hace lo que puede, hace lo que debe.
No solo de pan vive el hombre.
Cada cual sabe donde le aprieta el zapato.
Quien da primero, da dos veces.
Después de comer ni un sobre has de leer.
Ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.
El que no sabe es como el que no ve.
El que busca encuentra.
Bueno y barato no caben en un zapato.
Más vale un hoy que diez mañanas.
Lo cortes no quita lo valiente.
Muerto el perro se acaba la rabia.
Con el tiempo y la paciencia se adquiere la ciencia.
Bien reza quien en servir a Dios piensa.
Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten.
Se dice el pecado, pero no el pecador.
El que calla otorga.
Perro ladrador, poco mordedor.
Cuando el río suena agua lleva.
Hombre prevenido vale por dos.
Cree el ladrón que todos son de su condición.
El mejor maestro echa un borrón.
Agua que no has de beber, déjala correr.
Los duelos con pan son menos.
Del dicho al hecho hay mucho trecho.
Hechos son amores y no buenas razones.
Lo que poco cuesta poco se aprecia.
Lo prometido es deuda.
El que da primero da dos veces.
El que tiene boca se equivoca.
La suerte de la fea la bonita la desea.
Nadie escarmienta en cabeza ajena.
Aunque la mona vista de seda, mona se queda.
Matrimonio y mortaja del cielo baja.
A buen entendedor pocas palabras bastan.
Ande yo caliente y ríase la gente.
La primera impresión es la que cuenta.
Donde hay patrón no manda marinero.
Haz bien y no mires a quien.
Por la noche todos los gatos son pardos.
En viernes y martes ni te cases ni te embarques.
Lo que uno no quiere el otro lo desea.
Quien mal anda mal acaba.
Cuando una puerta se cierra ciento se abren.
Más vale una vez colorado que ciento amarillo.
Gallo que no canta, algo tiene en la garganta.
El que ambiciona lo ajeno pronto pierde lo propio.
El que no se consuela es por que no quiere.
Entre dos muelas cordales nunca metas tus pulgares.
Quien hace lo que puede no está obligado a más.
A cada cerdo le llega su San Martín.
En el ajedrez el Rey y el Peón van siempre al mismo cajón.
En martes ni te cases ni te embarques.
Un dedo no hace mano, pero sí con sus hermanos.
A mal tiempo, buena cara.
Siempre hay un roto para un descosido.
Cuarentón y solterón, !qué suerte tienes ladrón!
La dicha de la fea la hermosa la desea.
Por mucho trigo nunca es mal año.
El que tenga tienda que la atienda y si no que la venda.
El que mucho duerme poco vive.
No es oro todo lo que reluce.
No hay enemigo pequeño.
El saber no ocupa lugar.
A grandes males, grandes remedios.
Una cosa es predicar y otra dar trigo.
Cuando menos se piensa salta la liebre.
El que algo quiere algo le cuesta.
A la cama no te irás sin saber una cosa más.
Obras son amores y no buenas razones.
Cada palo aguante su vela.
No por mucho madrugar amanece más temprano.
Una retirada a tiempo es una victoria.
El que no corre vuela.
Del amo y del mulo cuanto más lejos más seguros.
Mientras hay vida hay esperanza.
El ojo del amo engorda al caballo.
El que tiene padrino se bautiza.
Para coger peces hay que mojarse el culo.
Mal de muchos consuelo de tontos.
El que ríe el último ríe dos veces.
Ojos que no ven corazón que no siente.
Por el humo se sabe donde está el fuego.
El hombre propone y Dios dispone.
El que avisa no es traidor.
Más vale ser cabeza de ratón que cola de león.
La paciencia es la madre de la ciencia.
Los últimos serán los primeros.
No da quien tiene, sino quien quiere.
A las diez, en la cama estés; mejor antes que después.
Sobre gustos no hay nada escrito.
Libro prestado, perdido o estropeado.
Sarna con gusto, no pica.
El que mucho corre pronto para.
El que guarda halla.


Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Cuanto más tienes más quieres.
Cuando uno no quiere dos no riñen.
El que roba a un ladrón tiene cien años de perdón.
Buenos y malos martes, los hay en todas partes.
El que mucho duerme poco aprende.
Favor con favor se paga.
Cantarillo que muchas veces va a la fuente o deja el asa o la frente.
El que a hierro mata a hierro muere.
Más vale llegar a tiempo que rondar cien años.
Del árbol caído todos hacen leña.
Al saber lo llaman suerte.
Cada oveja con su pareja.
Más vale prevenir que curar.
No hay peor cuña que la de la misma madera.
Por un perro que maté, mataperros me llamaron.
Nunca llueve a gusto de todos.
El sabio siempre quiere aprender, el ignorante siempre quiere enseñar.
Muchos pocos hacen un mucho.
Manos blancas no ofenden.
A las diez deja la casa de quien es y si en la tuya estás te acostarás.
Cría fama y échate a dormir.
Bicho malo nunca muere.
Más vale pájaro en mano que ciento volando.
Dos no discuten si uno no quiere.
Cántaro que mucho va a la fuente alguna vez de rompe.
El que no llora no mama.
Ocasión perdida no vuelve más en la vida.
Siempre pagan justos por pecadores.
El que espera desespera.
De los cuarenta para arriba, no te mojes la barriga.
De inteligentes y de sabios, es perdonar injurias y olvidar agravios.
Con la ayuda del vecino mató mi padre un cochino.
Tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe.
A caballo regalado no le mires el dentado.
No hay bien que dure, ni mal que no se acabe.
El que se pica ajos come.
De los escarmentados nacen los avisados.
Piensa mal y acertarás, aunque alguna vez te equivocarás.
La práctica vale más que la gramática.
En todas partes cuecen habas y en mi casa a calderadas.
Cuando el tabernero vende la bota o sabe a pez, o está rota.
En perro flaco todo son pulgas.
Dinero que prestaste, enemigo que te echaste.
El tiempo todo lo cura y todo lo muda.
Errar es humano, perdonar es de sabios.
La avaricia rompe el saco.
Querer es poder.
Primero es la obligación que la devoción.
El que juega con fuego siempre sale quemado.
No vendas la piel antes de cazar al oso.
Genio y figura hasta la sepultura.
El hombre y el oso cuanto más feo más hermoso.
Con virtud y bondad se adquiere autoridad.
Piensa el ladrón que todos son de su condición..
No todo el monte es orégano.
Castellano fino, el pan pan y el vino vino.
Lo bueno si breve, dos veces bueno y si malo, menos malo.
No se hizo la miel para la boca del asno.
Donde las dan las toman.
Suegra y nuera, perro y gato, no comen en el mismo plato.
A río revuelto, ganancia de pescadores.

Y esto es todo por hoy en lo que a refranes se refiere. Si crees que falta alguna puedes publicarlo en los comentarios y compartirlo con los demás usuarios.

Se el primero en comentar

Comentar

Tu correo no será publicado.


*